Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

Fecha:
1958

Objeto:
Pintura

Técnica y soporte:
leo Tablerillo o tablex

Medidas:
61 x 50 cm

Lugar y fechas del autor :
Oviedo, 29/04/1900-París, Francia, 25/10/1973


Descripción

A partir de 1952 Luis Fernández inicia una nueva etapa creativa que se ha definido como clásica y que se caracteriza especialmente por la producción de series. La primera de ellas, que lo mantendrá ocupado durante varios años, es la dedicada a los cráneos. El pintor ejecutó dos tipos de cráneos: los cráneos-máscara y los cráneos completos, como el que podemos observar en la imagen. Este óleo está fechado en 1958. Al parecer, como señaló su amigo André de Wilde, Fernández se inspiró para su ejecución en una calavera que éste poseía, y que el pintor pudo observar durante una estancia en casa del matrimonio De Wilde durante este mismo año. El cráneo aparece apoyado sobre una superficie y colocado sobre un fondo oscuro. La luz ilumina la calavera y proyecta su sombra en la parte de atrás. Como es habitual en la pintura de Fernández, el tratamiento de la figura es muy geométrico, descomponiendo el cráneo en distintos planos sugeridos por las líneas trazadas y por el cambio de tonalidad que provocan los contrastes lumínicos. Llama la atención la fragmentación que se observa en la parte frontal de la calavera, la alternancia de oquedades y llenos de la que el pintor se sirve para acentuar aún más el contraste lumínico. Los cráneos de Fernández remiten a la pintura española del siglo XVII, por la que manifestó su admiración en diversas ocasiones. La calavera es un elemento esencial en la iconografía de la vánitas, que reflexiona sobre el paso del tiempo y sobre la muerte como destino inexorable de todo ser viviente. Memento mori, recuerda que vas a morir, parece querer decir un Fernández cada vez más inmerso en una suerte de espiritualidad que sin embargo no le hace abandonar su riguroso sentido de la ordenación formal y el gusto por lo geométrico.